CHE GUEVARA - CABALLERO DE LA FIDE


La afición del Comandante Ernesto Guevara por los deportes es muy conocida. Desde temprana edad practicó la natación, el ciclismo y también el rugby, sin embargo fue el ajedrez su disciplina favorita.
El joven Che tuvo el primer contacto con ajedrecistas cubanos cuando asistió, como espectador, a la Olimpiada de ajedrez desarrollada en su tierra natal en 1939 y donde el genial José Raúl Capablanca protagonizó una actuación perfecta en el primer tablero y logró la medalla de oro.
Ni la guerrilla ni sus responsabilidades como dirigente de la Revoluciónpudieron apartar al Che de los tableros. Le robaba minutos a su corto descanso para dedicárselos al juego ciencia.
Durante la preparación militar en México, el Che tuvo en el comandante Alberto Bayo a un duro rival, y las victorias se repartían a partes iguales entre ellos. Luego, en la Sierra Maestra, llevó siempre un tablero en su mochila.
Al triunfar la Revolución fue el principal impulsor del juego ciencia en Cuba.Participó en varios torneos organizados por el entonces recién creado Instituto Nacional de Deportes (INDER), primero en la tercera categoría, pero allí tuvo tan buenos resultados que pasó de inmediato a la primera división del ajedrez nacional.
Además, como Ministro de Industrias tomó parte en competencias contra otros ministerios, el Cuerpo de Artillería y la desaparecida CMQ. En 1963 obtuvo el segundo lugar en el torneo del Ministerio de Industrias.
Fue el creador de los torneos "Capablanca in Memoriam", prestigioso evento que ya acumula 40 ediciones. El Che enfrentó a importantes figuras del ajedrez mundial como los Grandes Maestros Mijail Tal, Víctor Korchonoi, Miroslav Filip y Miguel Najdorf en partidas simultáneas y en ninguna cayó derrotado.
En 1962, cuando se desarrollaba el primer "Capablanca" el Che expresó: "En este momento de confrontaciones mundiales que se deben a sistemas ideológicos muy distintos, el ajedrez puede y es capaz de aglutinar a gentes de países con sistemas políticos diferentes".
El Che no poseía muchos conocimientos teóricos sobre las aperturas, su juego era táctico, siempre al ataque y tenía predilección por la resolución de problemas de ajedrez. Sus favoritos eran los que terminaban en jaque mate en tres jugadas. Por lo general estos son muy difíciles y requieren una concentración total por parte del ajedrecista. El Che fue capaz de resolver posiciones muy complicadas en las que utilizó su gran poder imaginativo.
Eleazar Jiménez, maestro internacional ya desaparecido y varias veces campeón nacional recuerda facetas del Che: "Le gustaba mucho jugar rapid trans a 5 minutos y era frecuente que al concluir la sesión de algún Capablanca se sentará con algunos cubanos o extranjeros de calidad para efectuar este tipo de partida".
Una vez un periodista italiano le preguntó al presidente cubano Fidel Castro sobre sus partidas contra el Che y este respondió: "él sabía más que yo porque realmente el Che había estudiado algo del ajedrez y yo jugaba por intuición".
Por su aporte al desarrollo del ajedrez en todo el continente, en el 2001 la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE) incluyó al Comandante Ernesto Guevara en su Libro de Oro y lo nombró "Caballero de la FIDE".

*Miguel Ernesto Gómez Masjuán.